Movimientos Sociales buscan soluciones a problemas graves de las sociedades latinoamericanas


Las cumbres del ALBA se habían caracterizado por ser exclusivamente reuniones entre los mandatarios de los países miembros; pero en la V Cumbre del Alba, efectuada en Tintorero, Venezuela, el presidente Hugo Chávez elevó la propuesta de incluir a los Movimientos Sociales en estos encuentros, hoy convertida en realidad.

Hace más de tres años en La Habana, Cuba, surgió la creación de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), gracias a la iniciativa de los presidentes de Venezuela y Cuba, Hugo Chávez y Fidel Castro, respectivamente. Al pasar los años, ingresaron al convenio las Repúblicas de Bolivia y Nicaragua; recientemente en la VI Cumbre del Alba se adhirió Dominica.

El ALBA busca frenar los intereses de los capitales trasnacionales que sólo persiguen aplastar a los países más pobres y desprotegidos del continente, haciendo frente a las intenciones del imperio de adueñarse de los privilegios de las tierras del sur y aprovecharse de sus habitantes. Por ello, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América nació para quedarse. Sus representantes lucharán contra la miseria y la exclusión social, siendo uno de los problemas más graves que enfrentan los pueblos de Latinoamérica.

La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América le concede prioridad a la unificación latinoamericana y a la negociación en bloques sub-regionales, iniciando encuentros de consulta para ahondar el conocimiento de las posiciones e identificar espacios de interés común, que permitirán mancomunidades estratégicas. Igualmente, pretende que las naciones más frágiles cuenten con herramientas suficientes para defenderse de las primeras potencias.

Las cumbres del ALBA se habían caracterizado por ser exclusivamente reuniones entre los mandatarios de los países miembros; pero en la V Cumbre del ALBA efectuada en Tintorero, Venezuela, el presidente Hugo Chávez, elevó la propuesta de incluir a los movimientos sociales en estos encuentros.

«El ALBA sin el alma de los pueblos no seria ALBA, sin la participación de los movimientos sociales, no sería el mecanismo que necesitamos, no somos los Presidentes los que vamos a unir a los pueblos, son los pueblos mismos los que se tienen que unir y tienen que unirse a partir de la conciencia», expresó en aquella oportunidad ante sus homólogos.

Pero es, en la recién finalizada VI Cumbre del ALBA, realizada en la capital venezolana, donde los sectores de los diferentes movimientos sociales que hacen vida en cada uno de los países miembros, se dieron cita para discutir y plantear soluciones hacia la construcción de un modelo de vida igual y justo para todos los habitantes de América Latina.

Tenemos que ser bien claros, en el capitalismo nunca se hubiera realizado una reunión de este tipo, los grandes monopolios no les darían voz a los más necesitados porque los necesitan para seguir explotándolos y no dejarlos surgir.

Según palabras del Presidente Hugo Chávez, es necesario que los movimientos sociales participen en las cumbres del ALBA, ya que son ellos los que darán las soluciones a los problemas. Además que sin la unificación de los pueblos no se podría cumplir el objetivo del ALBA, que es quitar la mano inquisidora del imperio sobre los más desprotegidos.

El Consejo de Movimientos Sociales es un importante elemento de unificación y cooperación social directa en la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. Este es un espacio antiimperialista, antineoliberal y comprometido a trabajar para obtener niveles superiores de progreso, justicia social y la verdadera soberanía de nuestros pueblos.

Esta iniciativa impone a los Movimientos Sociales de los países miembros del ALBA la necesidad de articularse y, a los países no miembros, identificados con este esfuerzo, la responsabilidad de aportar al desarrollo y ampliación del proceso del ALBA. La VI Cumbre contó con participación de diversos sectores entre ellos: mujeres, jóvenes, indígenas, estudiantes, trabajadores, sindicatos, movimientos de salud, entre otros.

Al acudir a esta cumbre pudimos conversar con algunos de los participantes de los Movimientos Sociales del Alba, que por primera vez tienen voz en una cumbre de esta índole.

Carlos Somera, quien pertenece al Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas de Venezuela, señaló que: “los movimientos sociales están luchando por la reivindicación de sus derechos y deberes, ha sido un gran avance la inserción de los pueblos indígenas en la participación protagónica y también en la construcción del socialismo y por ende, llevar todos los aportes necesarios a nuestros países hermanos para mejorar la calidad de vida”.

Indicó que en el caso de Bolivia, existe un pueblo que está buscando compartir al igual que Venezuela, la experiencia de lograr la construcción de un modelo de país donde todos tengan el acceso a la equidad, la igualdad y a todos los derechos.

Asimismo, Rene Vidanne, perteneciente al sector campesino de Bolivia, declaró que “los movimientos sociales en Bolivia estamos siempre a la disposición de que siga la nueva constitución de política de Estado, que no se quede ahí, sino que más bien sabemos que la derecha nos quiere apagar, pero no nos dejamos por ningún lado, todo lo contrario, estamos trabajando como hormigas para poder formar las bases y de esta forma llevar adelante nuestra Asamblea Constituyente”.

Por su parte, Florentino Barrientos, secretario General de la Confederación de Campesinos de Bolivia, informó que su presencia en Caracas, responde a su interés en el ALBA, “hay que fortalecerlo, hay que empujarlo. Nosotros tenemos la esperanza de que estos proyectos ayuden a nuestros pueblos y que nos puedan salvar de alguna manera y llegar a beneficiar a nuestros compañeros y a nuestras comunidades”.

Recordemos que los movimientos campesinos bolivianos se encuentran en pie de lucha desde hace más de 100 años, ya que el imperio quiere dominar a Bolivia. Por esta razón, la Confederación de Campesinos está en proceso de campaña con el nuevo texto constitucional que ha presentado el Presidente Evo Morales, quien como indígena y campesino también sufrió los embates de la pobreza.

Otro de los participantes en este Consejo de Movimientos Sociales en la VI Cumbre del ALBA, fue Joel Suarez, coordinador General del Centro Memorial Martín Luther King de La Habana, quién calificó al Alba como un proceso de integración en el espíritu bolivariano y bajo principios de complementariedad, cooperación y solidaridad.

Suarez aseveró que el Consejo de Movimientos Sociales del ALBA, es una innovación, además no sólo participan los movimientos sociales de los países miembros del ALBA sino también los movimientos sociales de otros países.
Explicó que el objetivo es definir cuál es la misión del consejo, estrategias de acción y estructura para que en un plazo cercano se efectúe un gran encuentro hemisférico de todas las naciones de América que apoyan la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

“Los movimientos sociales dentro del pueblo cubano han tenido en primer lugar, una alta solidaridad. En segundo lugar, los movimientos sociales cubanos tenemos una destacada participación activa en redes y campañas contra el libre comercio, la militarización y contra la deuda”, expresó Suarez.

Asimismo, Luzbelia Marín, del Movimiento de Mujeres Manuelita Sáenz y vocera del Consejo de Movimientos Sociales del ALBA, indicó que “en principio nosotros hemos hecho una declaración política donde hemos definido nuestro carácter antiimperialista, antineoliberal y hemos incluido en ese marco, la necesidad de que nuestras mujeres sean incorporadas en todo lo que tiene que ver con los beneficios del ALBA”.

Para esta dirigente social, La mujer, en los últimos tiempos, ha jugado un papel importante dentro de la política y dentro de la sociedad, dejó de ser solamente madre y ama de casa, y salió a las calles a luchar por sus derechos y deberes, prueba de ello, es la participación de las mujeres en este Consejo de Movimientos Sociales del ALBA.

“Una de las cosas que hemos establecido como principio es que toda nuestra política y toda nuestra documentación, que tenga que ver con proyectos que se presentan, debe tener el enfoque de género por un criterio de que la pobreza tiene cara de mujer, 800 millones de pobres existen en América y el 70% son mujeres. En ese plan de atacar a la pobreza, nosotras tenemos que tener un componente de género porque las más pobres son las mujeres”, expresó Marín.

En esta reunión estuvieron presentes una representación de los sectores más oprimidos y desprotegidos de la sociedad de los países miembros del ALBA, buscando garantizar una vocería, un clamor, una inclusión de esos sectores en lo que tiene que ver con la planificación de las actividades y en las acciones del consejo de movimientos sociales, que junto a los gobiernos contribuya al progreso de cada país.

Fuentes consultadas:
www.alternativabolivariana.org

 

(*) mcerro@minci.gob.ve
Comentarios de Facebook