27 años del nacimiento de la Coordinadora Simón Bolívar (CSB)


17 de diciembre de 2020.-

La Coordinadora Simón Bolívar está vinculada a la Historia de la Parroquia 23 de Enero en Caracas,un refrente urbano que se convirtió con el transcurrir de los años en un espacio de comunidades de resistencia popular y lucha social. La Parroquia 23 de Enero antes de parroquia fue una urbanización mandada construir por el dictador Marcos Pérez Jiménez como un conjunto residencial anexo al Ministerio de la Defensa, ubicado para aquel entonces en la zona de El Calvario y concebida como residencias para el personal militar.

Historia de la Parroquia 23 de Enero

Situada en Caracas, la Parroquia 23 de Enero antes de parroquia fue una urbanización mandada a construir por el dictador Marcos Pérez Jiménez, a finales de la década de los 50, y cuyo nombre era «2 de Diciembre», fecha que el dictador escogía para inaugurar sus grandes obras arquitectónicas y que correspondía a la fecha de su asunción al poder en el año 1952.

El terreno destinado a esta urbanización estaba habitado por las primeras barriadas caraqueñas de escasos recursos, y su gente provenía mayoritariamente del interior del país, en búsqueda de mejores condiciones de vidal. Para la Construcción de esta urbanización el régimen ordenó el desalojo de todas estas personas de manera violenta. Con el terreno ya desocupado, en la Urbanización 2 de Diciembre, inspirada en las teorías urbanísticas y arquitectónicas de Le Corbusier, se construyeron 9.176 apartamentos en un total de 38 superbloques (de 150, 300 y 450 apartamentos) de 15 pisos y 42 bloques pequeños, así como 17 jardines de infancia, 8 guarderías, 25 edificios de comercios, 5 escuelas primarias, 2 mercados y 2 centros cívicos para una población aproximada de 60 mil habitantes.

Para el momento en que Pérez Jiménez es derrocado, el 23 de enero de 1958, los apartamentos aún no habían sido vendidos ni adjudicados, con lo cual comenzó la toma de los apartamentos. Más de 4.000 apartamentos fueron invadidos, comenzando así la historia rebelde de esta parroquia, quien adopta el nombre de tan importante gesta popular.

Con el transcurrir del tiempo las áreas verdes existentes se poblaron de nuevas barriadas pobres que pasaron a formar parte del mismo 23 de Enero y se disparó el crecimiento demográfico de esta franja geográfica del centro y oeste de la capital.

Desde el 23 de Enero de 1958, la parroquia en cuestión ha sido conocida en el país por su persistencia en las luchas que sus habitantes han librado en busca de reivindicaciones políticas y sociales, y mejores condiciones de vida. Sin embargo, o tal vez a causa de ese mismo carácter combativo, la parroquia ha sido vista por los distintos gobiernos que se han turnado desde 1958 como una parroquia «subversiva», «zona roja», «zona de vagos y maleantes»,etc.

Pero hay otra realidad y es la existencia de una parroquia rica en experiencias de organización comunitaria. Experiencia que ha significado ser embrión y símbolo de conciencia política y que en gran medida ha permitido que muchos de sus habitantes hayan adquirido un tipo de mentalidad crítica frente a los momentos más difíciles de incertidumbre y debacle política y social por la cual ha atravesado nuestro país en la segunda mitad del siglo XX.

La Coordinadora Simón Bolívar en ese contexto

Los antecedentes de la coordinadora se remontan a 1989 cuando «bajaron los cerros» en respuesta a la aplicación del paquete neoliberal del FMI y el entonces presidente Carlos Andrés Pérez mandó al ejército venezolano y a los cuerpos policiales a asesinar al pueblo en la calle. El deseo y la necesidad de luchar contra las injusticias logro que muchos jóvenes inquietos del 23 de Enero se unieran en lo que se llamó «Asamblea por la Vida». A esa experiencia le siguió años más tarde la creación de la «Brigada de Solidaridad con los Pueblo Antonio José de Sucre». Es en el año 1993 cuando se crea la Coordinadora Cultural Simón Bolívar, que con el transcurrir de los años sería llamada simplemente Coordinadora Simón Bolívar. Durante todos esos años y hasta 1998, los miembros de la Coordinadora fueron perseguidos políticamente, arrestados cientos de veces, torturados por los cuerpos de seguridad, allanados su hogares.

La Coordinadora nació ante la necesidad de crear una organización capaz de enfrentar los múltiples problemas que afronta la parroquia, creando a su vez cultura de participación y co gestión en los asuntos públicos.

Como toda barriada popular del oeste caraqueño, el 23 de Enero estaba sumido en el caos y la pobreza. No funcionaban los más elementales servicios públicos como el agua, la luz, la recolección de basura, etc. El servicio de alcantarillado, de tuberías de aguas blancas y servidas estaba colapsado o era inexistente en las zonas más pobres de la parroquia. Los bloques y superbloques eran una demostración de la desidia gubernamental y la desigual distribución de la riqueza. Las escaleras carecían de luz permitiendo con ello condiciones óptimas para la delincuencia. Los bajantes no servían, por lo cual era frecuente ver botar la basura por las ventanas. Los ascensores nunca funcionaban, etc.

Pero quizá el mayor problema lo representaba y aún lo representa la inseguridad, producto del auge, cada vez mayor, de la delincuencia. La delincuencia parece una palabra vacía cuando la escuchamos en los noticieros, pero para un ventitrereño no es así. La delincuencia tiene muchos rostros. Son los muchachos del barrio que se han metido a malhechores, son los muchachos del bloque que venden la droga en la zona, son los niños que se vuelven hombres a punta de pistola para ganarse «el respeto» de los demás jóvenes. Son a veces nuestros vecinos, nuestros primos o hermanos, o… a veces nuestros hijos.

La CSB y el poder local

Desde su fundación la CSB ha trabajado ininterrumpidamente por el fortalecimiento del PODER LOCAL, como forma de desarrollo de la comunidad basado en la autogestión y cogestión tanto de los recursos materiales como humanos, en la consecución de un desarrollo sostenido basado en el protagonismo histórico del pueblo como sujeto social. Es decir, si bien el Estado debe garantizar el bienestar social de su pueblo, mediante la satisfacción de sus necesidades sociales, las comunidades organizadas deben participar activamente en la elaboración de las políticas públicas que les conciernen, tanto para intervenir en la asignación de recursos para las parroquias, como en la justa distribución de éstos para el desarrollo local, y por ende, regional y nacional. Así mismo, deben ser el principal impulso para que realmente vayamos a ese proceso de transformación social.

El trabajo social y comunitario que desarrolla la CSB se enfoca principalmente en las áreas de: a) organización vecinal para la participación real de la comunidad en la solución de los problemas que afronta la parroquia, discutiendo las políticas públicas; b) fortalecimiento de un verdadero liderazgo colectivo; c) participación política crítica y consciente; d) rescate de las tradiciones y expresiones artístico-culturales para el fortalecimiento de la identidad cultural de la parroquia; e) incentivo y organización de actividades deportivas considerando el deporte como parte integral del hombre que además brinda a los jóvenes la oportunidad de acceder a otras alternativas que los alejen de la violencia; f) y por último, «el rescate de los espacios», que no es más que volvernos a apropiar de los espacios y zonas destinadas originalmente al esparcimiento social, al compartir de los vecinos, a la recreación de los niños, que con el paso de los años y el aumento de la delincuencia se han convertido en sitios para la venta y distribución de drogas, o donde se ubican las bandas juveniles, ocasionando que la gente tenga que refugiarse a tempranas horas en sus casas, temiendo salir a estos espacios y temiendo que sus hijos transiten por ellos.

Todas las áreas de trabajo mencionadas anteriormente, se sustentan en tres pilares fundamentales: el estudio colectivo de las necesidades concretas de la comunidad parroquial del 23 de Enero, la planificación de estrategias a corto, mediano y largo plazo, y la participación vecinal como sujeto social de la acción de transformar.

La CSB y el proyecto revolucionario de país
La Coordinadora Simón Bolívar, en estos más de 10 años de lucha constante, ya expandido su área de acción más allá de las fronteras del 23 de Enero: el desarrollo local es la base para un nuevo modelo de desarrollo nacional, por ello es necesario trabajar sin desmayar por la organización de las comunidades, de los barrios, de los pueblos, a todo lo largo y ancho del territorio nacional.

Por ello, organizaciones de base, comunidades, grupos de estudiantes universitarios, de educación media, se han acercado a la Coordinadora Simón Bolívar para aunar esfuerzos. Hoy la CSB cuenta con bastiones de trabajo revolucionario en importantes ciudades del país, con el compromiso de desarrollar un plan estratégico revolucionario, hoy estrechamente ligado con el proyecto político de país del Presidente Hugo Chávez.

En concreto, la CSB se ha trazado:

  1. La consolidación de la organización política en todo el territorio nacional, hasta llegar a ser una referencia revolucionaria nacional e internacional.
  2. La participación protagónica de las comunidades en el diseño y ejecución de las soluciones a los problemas concretos que presentan, elevándola a un nivel político para que sea capaz de asumir las más variadas formas de lucha.
  3. La elevación de la conciencia revolucionaria del pueblo venezolano, a través de campañas divulgativas, comunicados, boletines, periódicos, pintas, preparación de documentos políticos, actos culturales, deportivos, foros, discusiones, etc.
  4. La vinculación y relación con otras organizaciones nacionales con miras a fortalecer nuestra política revolucionaria.
  5. La vinculación y relación con organizaciones revolucionarios en el mundo, para el intercambio de experiencias, el aprendizaje y la elevación de la solidaridad mundial revolucionaria.

La Coordinadora Simón Bolívar parte de un proyecto de país en el cual se trazan los siguientes objetivos:
En lo Económico:

  • Desarrollar la economía productiva y social.
  • Generar empleo productivo, acorde al modelo de desarrollo endógeno y sustentable Generación de un tejido económico de cooperativas y microempresas

En lo social:

  • Alcanzar la justicia social.
  • Fortalecer la participación social.
  • Generar poder ciudadano en espacios públicos de decisión.

En lo político:

  • Construir la democracia bolivariana.
  • Consolidar la estabilidad política y social. Ejercicio de la participación protagónica. Principio de corresponsabilidad.

En lo internacional:

  • Fortalecer la soberanía nacional.
  • Promover la integración latinoamericana y caribeña. Enriquecer y diversificar nuestras relaciones internacionales.

En lo territorial:

  • Apoyo a un proceso de descentralización desde la perspectiva del poder local para la verdadera participación protagónica.

Relación de la CSB con el proyecto político del Presidente Hugo Chávez
La Coordinadora Simón Bolívar ha dado a Hugo Chávez el apoyo revolucionario desde el mismo momento en que nos sentimos identificados con los objetivos del proyecto que este comenzó a impulsar en el año 1993. Desde entonces, hemos sumado voluntades y esfuerzos para hacer de la Revolución Bolivariana un nuevo proyecto político que de como resultado el parto tan esperado: la patria nueva, la patria buena, de justicia social.

Es por esto que lo hemos acompañado en todos los procesos electorales, (7 hasta los momentos, donde siempre las fuerzas bolivarianas han resultado victoriosas), y que seguimos, desde nuestro trabajo de base y desde nuestra organización, profundizando la revolución bolivariana para lograr darle realmente vida al proyecto constitucional, el cual solo se logrará plenamente cuando el pueblo sea realmente el constructor de su destino como nación soberana.

¿Porqué seguimos apoyando a Hugo Chávez después de 7 años de gobierno?
A pesar de las fallas, los retrocesos y los problemas que ha enfrentado el proceso bolivariano, estamos convencidos que éste es el camino. Aún faltan muchos errores por solucionar, aún persisten los viejos vicios políticos, la burocracia, y la terrible herencia de la corrupción. Sin duda, no todos los que están en el proyecto son ni los mejores, ni los más preparados, ni siquiera los más éticos o transparentes, por no hablar del compromiso con la revolución bolivariana y con la transformación mundial hacia un mundo mejor.

Sin embargo, esta revolución tendrá que transitar un largo camino lleno de dificultades para superar las fallas. La historia irá apartando a los que se han arrimado por el lucro personal, a los que se inclinan hacia la derecha, y a los que temen darle verdadera participación al pueblo. Porque este pueblo ahora es otro y ya nadie podrá detener su lucha por la verdadera emancipación.

Por eso seguimos apoyando a Hugo Chávez, porque ha permitido y a impulsado una transformación de al conciencia social del pueblo venezolano que no tiene precedentes en nuestra historia.

Además el proceso bolivariano ha dejado frutos concretos a los venezolanos:

  • Duplicó el presupuesto nacional en salud y educación (La educación pasó del 3 al 7% y la salud pasó llegó al 8% del presupuesto nacional).
  • Se han creado más escuelas que en todos los gobiernos anteriores juntos.
  • Con la Misión Barrio Adentro, barrios y pueblos recónditos donde no llegaba la atención médica cuentan con un médico a su disposición.
  • Ha equipado y fortalecido las escuelas técnicas de todo el país.
  • No permitió la privatización de la educación superior.
  • Impulso el Proyecto «Simoncito», para la atención de nuestros niños hasta la edad escolar, ayudando así a las madres trabajadoras.
  • Ha acabado casi por completo con el analfabetismo con la Misión Robinson.
  • Ha dado la oportunidad a los venezolanos de culminar el bachillerato con la Misión Rivas, y cursar estudios universitarios con la Misión Sucre.
  • Unió y fortaleció la OPEP y estabilizo los precios del petróleo.
  • Ha diversificado nuestra economía para que no dependamos solamente del petróleo..
  • Ha generado, a través de la misión Mercal, una red de distribución y venta de alimentos directamente entre el productor y el consumidor, abaratando de esta manera significativamente los costos de los alimentos, mejorando así la alimentación y la calidad de vida de los venezolanos y venezolanas.
  • Ha impulsado la economía popular como alternativa al desarrollo capitalista, generando todo un entramado de cooperativas y de empresas de desarrollo local que conforman núcleos de desarrollo endógeno en todo el país.
  • Ha llevado el salario mínimo de 75.000 Bs. a 400.000 Bs, ha decretado la inamovilidad laboral para que por los aumentos no despidan a los trabajadores y trabajadoras, ha decretado beneficios importantes para los trabajadores y ha llevado los llamados «aguinaldos» de los empelados a tres meses de salario.
  • Ha hecho que 1,5 millones de venezolanos tengan por primera vez en su vida acceso al agua potable, servicio que les había sido negado.
  • Ha logrado que se esté llevando a los sectores humildes tuberías de gas para evitar el peligro de las bombonas.
  • Ha finalizado la autopista José Antonio Páez en los llanos, y esté en vías de culminar otras obras relevantes de vialidad en el país.
  • Está construyendo un segundo puente sobre el Orinoco, así como otras obras de infraestructura de gran relevancia, como un puerto de aguas profundas.
  • Ha puesto en marcha cuatro proyectos de metro.
  • Ha promulgado una serie de leyes para el sano desarrollo nacional, como la ley de Tierras encaminada a redistribuir la tierra ociosa en las manos de los campesinos sin tierra, la ley de Pesca, que prohíbe la pesca de arrastre y promueve la pesca artesanal, la ley de Hidrocarburos, etc.
  • Está en vías de democratizar la tierra.
  • Le ha dado la titularidad de los terrenos que habitan a las personas que viven en las barriadas.

En fin, acabó con el bipartidismo permitiendo la participación de grandes sectores de la sociedad que tradicionalmente habían sido excluidos por gobiernos anteriores, impulsando el desarrollo nacional y la solidaridad y la justicia social como valores fundamentales.

El Proyecto Bolivariano en el contexto mundial

Hoy Venezuela representa para el mundo por un lado, un nuevo modelo de desarrollo que se impulsa desde las formas de Poder Local, como garantía de desarrollo endógeno sustentable, y por otro lado, la esperanza por un mundo más solidario, multipolar, con fuertes espacios regionales, donde la integración responda primero que nada a los intereses del ser humano y a su dignidad.

Por eso, por primera vez en la historia se relaciona tanto la visión geopolítica mundial por otro mundo posible, con el concepto de Poder Local como forma de organización social para la gobernabilidad. No son dos conceptos divorciados: uno es garantía del otro.

Es por tal razón que el Presidente Chávez y el proceso bolivariano representan un peligro para los intereses colonialistas e imperialistas del gobierno norteamericano, y se asesino de turno, el presidente George Bush.

La agresión del gobierno norteamericano ha dejado de ser una especulación para convertirse en una amenaza inminente. Las declaraciones persistentes de voceros del gobierno de los Estados Unidos, apuntalan a una intervención o agresión contra Venezuela.

Es por esta razón que Condoleezza Rice indicó que Chávez era una «fuerza negativa»en la región, escribió Reich, «El emergente eje de subversión formado por Cuba y Venezuela debe ser enfrentado antes de que socave la democracia en Colombia, Nicaragua y Bolivia u otro país vecino vulnerable», Rogelio Pardo Maurer, el experto del Departamento de Defensa estadounidense en asuntos latinoamericanos dijo «Necesitamos una estrategia para contener a Chávez». Ya son demasiados los voceros de Bush profiriendo amenazas de todo tipo contra nuestra soberanía.

Sin embargo, lejos de detener el impulso de la revolución bolivariana, esta avanza a paso firme, sosteniendo acuerdos de cooperación con otras naciones hermanas, acuerdos energéticos, convenios, etc., con la finalidad de crear un polo de desarrollo mundial bajo nuevos parámetros, y la fuerza necesaria para que la región pueda negociar con igualdad de fuerzas, o en bien defenderse de los acuerdos de libre comercio, o tratados de todo tipo que no son más que las herramientas de los organismos financieros multilaterales y los Estados Unidos para seguir saqueando a América Latina y dominándola políticamente.

Todos los latinoamericanos y caribeños somos hoy protagonistas de uno de los mejores momentos de nuestra historia, Chávez, junto con otros presidentes que están dando ejemplos de dignidad, como Kishner, Lula, Tavaré Vázquez, y por supuesto Fidel Castro, ejemplo de la dignidad de un pueblo en la lucha por su soberanía, tienen en sus manos el gran reto de hacer que vuelvan a cabalgar por estas tierras Bolívar, junto a San Martín, Artigas, Martí, y muchos otros héroes de nuestras patrias hermanas, los padres de la América grande, nuestra América mestiza, morena, india, negra y blanca.

La Coordinadora Simón Bolívar, desde la Patria de Bolívar, seguirá luchando por alcanzar el sueño de nuestros héroes: la verdadera transformación social, que no es otra cosa que la propia transformación del hombre, hacia una humanidad más justa, más solidaria, más tolerante de la diversidad y en armonía con el medio ambiente que nos cobija y nos da la vida.

Coordinadora Simón Bolívar
Movimiento de Izquierda
Caracas – Venezuela

A 190 años de la SIEMBRA del padre Libertador Simón Bolívar, la Coordinadora Simón Bolívar CSB dice Presente

Debido al profundo debilitamiento de la estructura política de la Gran Colombia, Simón Bolívar emprendió una serie de medidas contundentes para salvaguardar la integridad de esta. Declarándose él mismo como dictador el último día de febrero de 1828, consiguió las herramientas políticas para modificar la constitución de la confederación con el objetivo de apaciguar las diferentes revueltas generadas por la debilidad política en la que se encontraban muchas regiones de la recién creada República de Colombia.

Tales eventos reforzaron entre los oponentes al Libertador la convicción de que debía ser neutralizado a toda costa, teniendo incluso en numerosas oportunidades intentos de poner fin a su vida, como lo fue la conspiración en el Teatro de Variedades en Lima, Perú, el 28 de julio de 1826, o lo ocurrido el 25 de septiembre de 1828 en la llamada Nefanda Noche Septembrina, donde un grupo de hombres armados irrumpieron en el Palacio Presidencial de San Carlos en Santa Fe de Bogotá con el fin de asesinar al Libertador, logrando éste salvar su vida al ser alertado por Manuela Sáenz y escapar por una ventana pasando la noche bajo un puente en las cercanías. También tiene una especial relevancia la insurrección liderada por el general José María Córdova en 1829, quien luego de dos horas de batalla fue derrotado y al final abatido por el coronel Rupert Hand, en una operación realizada por cerca de ochocientos hombres de la Legión Británica en el Batallón Rifles, al mando del general colombiano nacido en Irlanda, Daniel Florencio O’Leary, por mandato del Consejo de Gobierno ante lo considerado por la ley colombiana un acto de altísima traición.

Con el paso de los acontecimientos se vio como muchos de los representantes políticos y militares de más alta jerarquía en las Guerras de Independencia del norte, de América del Sur fueron girando su espalda a los ideales iniciales, lo cual terminó en diversas confrontaciones y ejecuciones entre quienes antaño eran miembros de un mismo bando, como lo fue el asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, en un complot llevado a cabo en las montañas de Berruecos al sureste de la confederación, a su vez el departamento de Venezuela negó la entrada de Simón Bolívar a sus tierras y rompió relaciones con el departamento de Cundinamarca, mientras el Libertador se encontrara en su territorio. Esto desembocó en la decisión de Simón Bolívar de renunciar a la presidencia el 27 de abril de 1830, exiliarse y dejar a la Gran Colombia en manos del gobierno de turno.

Emprendiendo un penoso viaje por el río Magdalena con el fin de llegar a Cartagena de Indias y de allí partir con rumbo al exilio en Europa, dan inicio los últimos episodios de la vida de Simón Bolívar.

La llegada de Simón Bolívar a Santa Marta obedece a un desvío no programado en su itinerario de viaje en el cual debió llegar a Cartagena de Indias, pero debido a un agravamiento de su estado de salud su séquito se vio obligado a realizar una pausa en Santa Marta para no empeorar el ya delicado estado del Libertador.

A su llegada en horas de la noche el general fue recibido de manera cordial por la población local, actitud que generó grata impresión en su séquito, dado que había rumores de que los lugareños tenían aversión al Libertador. Allí, luego de ser presentados por el general colombiano Mariano Montilla, el Libertador tuvo la oportunidad de conocer a quien sería su médico de cabecera, el cirujano de guerra colombiano nacido en Normandía, Francia, Alejandro Próspero Révérend. Luego de mantener una conversación en francés con el galeno, el Libertador le transmitió las buenas referencias que tenía de él, y que pese a ser bastante reticente a la medicina confiaba en que sería su nuevo médico, quien era trece años menor, el encargado de propiciar una pronta mejoría mediante el uso de todo el conocimiento y tratamientos médicos disponibles en la zona y la época.

En primera instancia el pronóstico médico realizado por el doctor no fue nada alentador, dado que tras interrogar al general sobre su padecimiento éste le puso al tanto sobre el poco cuidado y desinterés que había tenido respecto al tratamiento de su enfermedad, por lo que tras reunirse con el doctor Mac Night, cirujano del barco de guerra norteamericano Grampus, el cual escoltó al general en la última parte de su viaje por el río Magdalena, con el fin de obtener una segunda opinión médica, se llegó a un común acuerdo sobre qué tratamiento seguir respecto a la enfermedad diagnosticada al Libertador.

En un inicio el general fue hospedado en la Casa de Aduanas, antigua sede del consulado español ubicada en el centro de la ciudad, pero a instancias de su médico de cabecera y de un antiguo amigo, fiel a la causa independentista, el español nacido en Cádiz, Andalucía, Joaquín de Mier, el general necesitaba un traslado a un sitio más tranquilo, por lo que este último cedió su hacienda ubicada en San Pedro Alejandrino a las afueras de la ciudad, a la vez que puso a su disposición todas sus instalaciones y servidumbre.

La llegada a la Quinta de San Pedro Alejandrino se realizó el 6 de diciembre, en una berlina tirada a caballo en un viaje que tardó más de lo habitual ya que el estado de salud del General no permitía viajes con mucho movimiento.

Una vez instalado en la Quinta de San Pedro el Libertador se encontró plenamente en manos de su médico de cabecera, quien realizó un minucioso registro diario de la evolución de la salud de Bolívar en una serie de boletines médicos los cuales luego fueron publicados en su libro La última enfermedad, los últimos momentos y los funerales de Simón Bolívar, libertador de Colombia y del Perú, publicado en París en 1866, treinta y seis años después de los acontecimientos por petición personal de un pariente de Joaquín de Mier al ya octogenario galeno .

Los primeros días de estancia en la hacienda se vieron marcados por el optimismo que mostraba Bolívar respecto a su salud y futuros planes que llevaría a cabo, como lo era la obsesión con trasladarse a las cercanías de la Sierra Nevada de Santa Marta, para lo cual había dado instrucciones al general colombiano nacido en Navarra, España, José Sardá, de construir una cabaña en Masinga, Magdalena, o la organización de un viaje junto a su médico con el fin de explorar Francia, pero este optimismo se veía considerablemente disminuido en cuanto algún quebranto propio de su enfermedad hacía efecto en él.

Con el transcurso de los días y ante un pronóstico médico poco favorable, los miembros de su séquito instaron a Alejandro Próspero Révérend de informar al general de la gravedad de su estado de salud con el fin de que fuese preparando todos los asuntos legales de relevancia e instrucciones de cómo proceder en caso de su muerte, por lo que, luego de un fallido intento debido a que el Libertador entró en estado de cólera al momento de insinuarle la realización de estos procedimientos, y posteriormente terminar siendo convencido por su médico, el 10 de diciembre en horas de la noche, estando presentes los generales colombianos Mariano Montilla, José María Carreño y José Laurencio Silva, el dueño de la casa, varios amigos del Libertador y el notario Catalino Noguera, tuvo lugar uno de los hechos más simbólicos de estos acontecimientos: la redacción de su testamento y posteriormente de la última proclama dirigida a los Colombianos, donde Simón Bolívar da una visión personal del estado político de Colombia, de su tristeza, de sus medidas para apaciguar las rebeliones y de la esperanza que tiene en la continuidad de la confederación.

Colombianos: Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiabais de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.
Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales.

¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.»
Simón Bolívar


La última semana del Libertador se caracterizó por un constante ir y venir entre un pronóstico relativamente favorable y el menos favorable, dónde se realizaban desde salidas al aire libre por la Quinta de San Pedro para permitirle respirar aire fresco e interactuar con la naturaleza, teniendo al paciente en total lucidez y con una buena capacidad de sus facultades, hasta noches eternas en las que los diferentes síntomas de lo que su médico consideraba un catarro pulmonar crónico, desencadenante de una tisis tuberculosa, no dejaban dormir al Libertador, lo cual sumado a la final reticencia del general para aceptar los diversos medicamentos y tratamientos propuestos por su médico, terminarían resquebrajando aún más su delicado estado de salud.

El 16 de diciembre se vio marcado por la máxima y más grave manifestación de los síntomas de la enfermedad padecida por el Libertador, los cuales empezaron a presentarse a finales de la mañana teniendo su momento más álgido en horas de la noche, estos eventos generaron una extrema preocupación en su médico, la cual expresa en los últimos dos boletines expedidos este día:

La descripción precisa del estado de salud del Libertador se ve ricamente detallada en los boletines médicos de Alejandro Próspero Révérend, los cuales aumentan en número desde la madrugada del 16 de diciembre y la luctuosa mañana del 17 de diciembre de 1830, en ellos refleja el progresivo debilitamiento del Libertador llegando a la conclusión de muerte inminente en próximas horas, a los 47 años de edad.

A las nueve de la mañana el doctor Alejandro Próspero Révérend fue cuestionado por el general Mariano Montilla sobre el estado de salud del Libertador, éste le informó del funesto pronóstico lo cual aumentó considerablemente la preocupación en el séquito de Simón Bolívar. Tras una breve ausencia del médico debido al cumplimiento de un favor pedido por el general Mariano Montilla de hacer una visita al obispo de Santa Marta, quien se encontraba enfermo, y siempre rodeado de la constante angustia de no poder regresar a tiempo y asistir al general si se presentaba su muerte, el regreso del médico se produjo antes del mediodía y tras realizar nuevamente la evaluación del progreso del general, quien ya no hablaba sino de manera confusa, sólo sirvió de confirmación al peor pronóstico.

Tras el paso de una mañana marcada por el constante desvanecimiento de los signos vitales y pasado el mediodía, el silencio del salón principal de la casa, el cual estaba ocupado por los edecanes, la cúpula militar del Ejército Patriota y los amigos más íntimos del Libertador, se vio interrumpido por las palabras de su médico Alejandro Próspero Révérend, quien los invitó a pasar a la habitación contigua si querían presenciar los últimos momentos del héroe venezolano. Rodeado de su séquito, y tras una larga pero calmada agonía, el General Simón Bolívar falleció a la una de la tarde con tres minutos y cincuenta y cinco segundos del viernes 17 de diciembre de 1830.

Honor y Gloria Eterna al padre Libertador Simón Bolívar ! ! !

Arriba los que luchan ! ! !

Solo la lucha nos hará libres ! ! !

_________________________________

Hoy jueves 17 de diciembre de este año 2020, siendo las 12:15 del mediodía, la Coordinadora Simón Bolívar, consignó ante la Embajada de México, en la República Bolivariana de Venezuela un documento de Solidaridad con el camarada Raúl Julio Escobar Poblete «Emilio», donde se solicita su no extradición, la libertad y él asilo político, esta misma actividad se está llevando a cabo en otros países de latinoamerica, el caribe y en otras latitudes.

Raúl Escobar Poblete es un perseguido político del gobierno de la ultra derecha de Chile ???????? por haber combatido a la dictadura de Pinochet, desde el 2017 está preso en México.
Desde Venezuela tierra de libertadores la Coordinadora Simón Bolívar, siguiendo los principios del internacionalismo , brinda absoluta Solidaridad al camarada Emilio.

Comentarios de Facebook