La historia detrás de la foto de Chuao: «mira, gordo, nosotros no somos mercenarios»


Por: Luisana Colomine 

6 de julio de 2020.- El pueblo costero de Chuao, declarado patrimonio cultural y natural de Venezuela y del estado Aragua, es conocido no solo por el cacao que cultiva (el mejor del mundo) sino también por sus manifestaciones mágico-religiosas. Gracias al aislamiento (no tiene carreteras de acceso) y a la tradición oral, esta localidad, de apenas cuatro mil 100 habitantes, se perfila como el mejor ejemplo de preservación de la cultura afrovenezolana.

Ubicado en el municipio Santiago Mariño del estado Aragua, a unos 70 kilómetros de Caracas, Chuao es de una belleza singular porque combina playa, montaña y río.

Un paradisíaco lugar fundado en el siglo XVI y habitado mayoritariamente por descendientes de esclavos africanos. Sus Diablos, que celebran el Día de Corpus Christi, son una de las 11 cofradías que en 2012 fueron declaradas Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco, gracias al impulso del presidente Hugo Chávez.

Pero desde el 4 de mayo de 2020, Chuao fue elegida también como sitio de desembarco de un grupo de hombres que intentaban «liberar» a Venezuela. La llamada operación Gedeón, patrocinada por el diputado del estado La Guaira, Juan Guaidó, terminó neutralizada en las costas de Venezuela por una más poderosa: la Operación Negro Primero y la Furia Bolivariana. Todo eso en plena pandemia mundial por el Covid-19.

Gerri Chávez, poblador de Chuao, egresado de la Misión Ribas como Educador Integral y director del Liceo de Chuao, es el autor de la foto que dio la vuelta al mundo y que fue merecedora, por unanimidad, del Premio Nacional de Periodismo Aníbal Nazoa 2020, Renglón Fotografía, que cada año otorga el Movimiento Periodismo Necesario el Día del Periodista en Venezuela.

Gerri Chávez

Hablamos con él por teléfono, después que fuese ubicado por intermedio de la periodista Helena Salcedo, a través del embajador de Venezuela en Granada, Jorge Guerrero Veloz, quien es oriundo de Chuao.

José Leonardo Montiel, «Cabeza e’ león» somete a los mercenarios y éstos se rinden, lanzando las armas al mar… (Foto: Gerri Chávez)

Chávez también es cultor, investigador de la red afroaragueña y colabora con la revista Así Somos, donde pudimos encontrar varios de sus trabajos. Pertenece a la Misión Afrodescendiente Juan Ramón Lugo y en 2006 lo nombraron Patrimonio Cultural en la tradición oral de la Creaividad Indvidual. Ha aparecido en numerosos programas de TV, difundiendo la gastronomía de Chuao a base de cacao porque también es chocolatier artesanal, certificado en la Chocolatería El Limón.

Tiene 45 años, esposa, cinco hijos y cuatro nietos, y en el pueblo le dicen «Chipilin». Esta es su historia:

3 de mayo

«El día anterior, el 3 de mayo, el embajador nos envió por guasap un audio de Diosdado Cabello, donde decía que estas personas se habían ido a las costas y el 4 de mayo, la comandante Ilba Yadira Balduz, del APEDI (Agrupamientos Populares de Defensa Integral) de la parroquia, en el ámbito de la milicia, nos ordenó activar el Plan de Defensa Integral. Luego, un miliciano nos llamó para decirnos que en la playa estaba sucediendo algo anormal, que había un helicóptero. Yo estaba en el pueblo y nos llamaron a José Mayora y a Eli Javier Liendo, de la milicia de Chuao. Agarramos la moto y nos fuimos a la playa. Yo iba de civil y tomé mi celular para registrar todo, no solo hice fotos sino videos. El video que presentó el Presidente Maduro, lo hice yo para tener documentado en tiempo real lo que estaba sucediendo…Cuando llegué a la playa, estaban los mercenarios y empezaron a bajar de la lancha uno a uno…Desde el helicóptero los tenían ya en la mira, se sabían perdidos, pero nosotros los terminamos de someter, los inmovilizamos y esas fotos de ellos en el piso boca abajo, también las hice yo…»

¿Qué decían los mercenarios cuando se supieron sometidos?
– Ellos gritaban «Venezuela libre»

¿Quién?
– El hijo de Baduel. Me dijo mira, gordo (porque yo soy gordito), nosotros no somos mercenarios, no somos asesinos ni criminales, esto lo hacemos para liberar a Venezuela…

Y los otros ¿qué decían?
– El otro que me habló fue el capitán Sequea, que ellos no eran asesinos…»Yo soy de la Guardia Nacional»…

¿Y los estadounidenses hablaron?
– No. Solo Baduel y el otro…Ellos alzaron las manos, rindiéndose, y lanzaron las armas al agua, en la lancha solo quedó un fusil R-15…Yo tomé la foto a las 12 y 06 minutos del mediodía…

¿Y quién es el que aparece en la foto?
– Ese es José Leonardo Montiel, «Cabeza e’ León»…Él es policía y yo estaba detrás suyo cuando avistamos a los hombres…Él me gritaba ¡Cuidado! Ponte pa’allá! Porque yo estaba en la línea de fuego si algo pasaba y como yo no andaba armado…

¿Qué pensaste cuando Baduel te dijo «Venezuela Libre»?
– No pensé nada. No les paré pelota…Después los bajamos de la lancha y los acostamos en el piso. A ellos se les respetó sus derechos humanos…Me pidieron agua y se les dio. Luego los militares que llegaron empezaron a interrogarlos y entonces me pidieron que hiciera las fotos para la reseña policial. Todo eso lo hice con mi celular…

¿Estabas consciente de lo que ocurría en ese momento, pensaste que corrían peligro, que podía haber resistencia o enfrentamiento?

– Para ese momento sentí el espíritu y la fuerza de los cimarrones de Chuao y tomé la decisión de enfrentar a los mercenarios terroristas. Sentí la fuerza de Julián Cayetano, el negro cimarrón de Chuao que hace 200 años peleó contra el yugo español. Eso me sacudió el miedo de perder la vida en defensa de la integridad territorial de mi pueblo querido Chuao y de mi patria Venezuela. Pensé: jamás ibas a permitir de volver a ser esclavizado ni mucho menos volver a ser colonia de esos gringos, ojalá que estos hechos de valentía y heroísmo nos permitan reescribir la historia y poner al pueblo de Chuao y los Afrovenezolanos cimarrones en su justo lugar, que seamos recordados como una nueva gesta independentista en tiempo de de revolución bolivariana, en honor a Hugo Chávez

¿Qué le dices a la gente opositora que se burla de los milicianos como tú?
– Les digo que quedó demostrado que sí tenemos un Plan de Defensa Integral de la Patria y un pueblo organizado, capaz de enfrentarse a un imperio.

Después de aquel encuentro, en el pueblo no se le querían acercar: «esa gente trae el coronavirus y tu ahí agarrándolos», le decían «anda y te bañas con cloro»…

Chuao ahora

A Chuao solo se le llega por el mar. Desde Choroní, en Puerto Colombia, tomas unas lanchas, les llaman «tapaítos», y en 20 minutos ya estás en la cuna del mejor cacao del mundo…

El 27 de abril de 2008, Chávez hizo su Aló Presidente No. 309 desde Chuao. Todos los planes trazados en ese encuentro se cumplieron a cabalidad, especialmente la señal satelital que llevó la telefonía al pueblo. «Gracias a Chávez tenemos telefonía fija y móvil», dice Gerri.

¿Cómo están haciendo con la pandemia? ¿Hay casos en Chuao?

– No hay ni un caso. Yo no salgo del pueblo desde marzo, nadie. Y para entrar aquí, la persona tiene que demostrar que vive en Chuao y debe presentar su constancia de residencia, de lo contrario no lo la dejan pasar.

¿Pensaste que esa foto causaría tal revuelo?

– No, nunca. Porque esas fotos se hicieron para documentar, para hacer el registro porque siempre hay gente que no cree, que duda, pero ahí está la evidencia. Chuao siempre ha estado, siempre ha sido socialista. Mi tierra es bendecida por ese mar, somos solidarios, alegres y trabajamos duro…

Gerri Chávez también es responsable del Cine Comunitario de Chuao. Lo exhibe en la plaza del pueblo, con una canaimita y un video beam. Desde este Tugurio pedimos que envíen material audiovisual a Chuao, para nutrir la videoteca del Cine Comunitario.

A los niños y niñas les enseña fotografía. Les toma fotos y luego hacen una práctica para reconocerse a sí mismos…»Así te ves», «así eres», y los chicos se adentran en la magia de la fotografía…

Cinco estrellas

Cada 13 de julio, se conmemora en Chuao la vista de El Libertador, Simón Bolívar, en 1816. Gerri Chávez relata que Bolívar se llevó a cinco niños de la región, de entre 12 y 14 años de edad, y 19 cimarrones, para pelear en la lucha independentista…»Entonces esas nuestras cinco estrellas, es el aporte de Chuao a nuestra independencia»…

¿Qué le falta a Chuao?

– Acceso a Internet…Mejorar la tecnología celular porque la nuestra es 2G y a veces ni siquiera entra el guasap…

Comentarios de Facebook