«Yo soy descendiente de Guaicaipuro, aquel al que le cortaron los pies y la cabeza. No nos vamos a callar» señaló el jefe de Estado, en respuesta al cruce de palabras con el rey Juan Carlos de Borbón. Criticó la propuesta del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, de potenciar el libre mercado.


En un encuentro sostenido con los representantes de la prensa, el presidente Hugo Chávez sentenció que tanto él como el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega no le faltaron el respeto a nadie, a propósito del impasse que tuvo lugar en el marco de la XVII Cumbre Iberoamericana, cuando los representantes del Gobierno español solicitaron respeto para el ex presidente José María Aznar, quien fue calificado por el jefe de Estado venezolano como “fascista”.

“Nosotros hablamos sin faltarle el respeto a nadie. Estamos expresando nuestras ideas. Somos demócratas en verdad y creemos en la libertad de pensamiento y de expresión”, aseveró el mandatario nacional, e informó además que posterior al cruce de palabras sostuvo una conversación cordial con el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y “Zapatero a mí no me dijo nada sobre alguna incomodidad”.

En torno a la conducta asumida por el monarca español, Juan Carlos de Borbón, quien le “ordenó” callarse en medio del desarrollo de la plenaria, el presidente Hugo Chávez señaló: “Me parece un exabrupto que venga un rey a gritarle a un Presidente “¡cállate!”. Yo soy descendiente de Guaicaipuro, aquel al que le cortaron los pies y la cabeza. No nos vamos a callar”.

Señaló además que sostuvo una conversación informal con el presidente Rodríguez Zapatero al término de la cumbre, y hablaron sobre la posibilidad de brindarle apoyo a Guatemala, que de acuerdo a lo comentado por el presidente electo de ese país, Álvaro Colom, tiene un índice de 60 por ciento de pobreza.

También hablaron sobre la política del presidente de Estados Unidos, George Bush, de producir agrocombustibles para los vehículos. En este sentido el presidente Chávez fue enfático al afirmar que la cultura latinoamericana está signada por el maíz, y afirmó que los mayas dicen que Dios hizo al hombre de maíz, no de barro, como dice la Biblia. Yo me siento más de maíz que de barro (…) Soy católico, pero soy más indio”.

En torno a los comentarios lanzados desde sectores de la oposición boliviana, quienes acusaron al jefe de Estado de ingresar a ese país andino “de forma clandestina”, el presidente Chávez señaló que su entrada a esa nación se debió a que el avión en que se dirigía a Chile debía abastecerse de combustible, pues sólo cuenta con combustible para cuatro horas. Sin embargo, “tienen todo un escándalo en Bolivia”, comentó el jefe de Estado.

Al ser consultado sobre los aspectos discutidos en la cumbre, el Presidente destacó que la firma de un documento en conjunto para luchar contra la pobreza era un aspecto positivo del encuentro, y agregó que discrepaba de lo expuesto por el Presidente español, quien planteó la posibilidad de continuar aplicando medidas capitalistas como salida a los problemas de pobreza.

Sobre este particular el mandatario nacional señaló: “¿Nos van a seguir recomendando fórmulas que ya fracasaron y que hundieron a países como Argentina?, ¿cuál libre mercado?”.

Con respecto a la mediación que lleva adelante el presidente Chávez para lograr el canje humanitario en Colombia, destacó que “por primera vez hay una reunión con alguien del Secretariado [de las FARC]” y comentó que existe confianza en su participación, entre otras cosas “porque nos hemos negado siempre a incluir a las FARC en una «lista de terroristas»â€.


Beatriz Cárdenas
Comentarios de Facebook