TRES RELATOS, DOS VERDADES – FRANKLIN GONZÁLEZ *


10 abril, 2019 elelefantebocarriba (Especial para ElElefanteBocarriba)

La Venezuela de nuestros tiempos es una sociedad con muchas contradicciones sociales y profundamente polarizada y, como tal, fuente permanente para la generación y difusión de “fake news” y posverdades. En ambos casos el principal medio o instrumento para ello son las redes sociales.

En el caso de las “fake news”, siempre han existido, aunque no con el inmenso alcance actual, pero, en el caso de la posverdad, estamos en presencia de una verdad que cada polo asume de acuerdo a sus emociones e identificaciones políticas, ideológicas e incluso religiosas.Tres relatos son sirven para evidencia la afirmación anterior.

 

EL INTENTO DE MAGNICIDIO DEL PRESIDENTE MADURO

 En un acto público, en la avenida Bolívar de Caracas, en la celebración del 81 aniversario de la fundación de la Guardia Nacional, el 4 de agosto de este mismo año 2019, hubo una interrupción por el vuelo de unos drones y en las cámaras se observó la detonación de unos de esos aparatos, justo cuando el presidente Nicolás Maduro se disponía a cerrar su discurso.

Ante la magnitud de la explosión, la transmisión en cadena nacional fue suspendida, los efectivos presentes reaccionaron con maniobras de repliegue y los protocolos de seguridad, para resguardar la vida del jefe de Estado, fueron debidamente activados.

El gobierno nacional, a través del ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, inmediatamente informó al pueblo venezolano y al mundo que se había realizado un magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro que fue frustrado por la acción de la guardia de honor presidencial y de su seguridad personal. Sin embargo, siete oficiales resultaron heridos.

En la tarima acompañaban al jefe de Estado los altos funcionarios civiles y militares del Estado venezolano.

Minutos después, un grupo denominado “Soldados de Franelas”, vinculado al extinto grupo paramilitar del ex Cicpc, Óscar Pérez, que a finales del año pasado realizó varios atentados armados a instituciones civiles y militares del país, se adjudicó el atentado por redes sociales.

Al final de la noche, el presidente Nicolás Maduro compareció ante el país, relató lo ocurrido y destacó que los autores materiales del atentado estaban detenidos. Las primeras pesquisas, según el jefe de Estado, arrojaban la vinculación del eje Bogotá-Miami, del presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, y de operadores radicados en la ciudad de La Florida, Estados Unidos.

Sin embargo ante ese hecho de suma gravedad, el opositor Juan Guaidó y la administración de Donald Trump en la figura de su asesor de seguridad, John Bolton, aseguraron que fue “un montaje” y medios internacionales lo minimizaron y buscaron ridiculizar el atentado mediante el lenguaje con calificativos como autoatentado”, “una explosión aislada”, “presunto”, “evento confuso” y “supuestos drones.

Seis meses después de esos sucesos, la cadena de noticias estadounidense en su versión en español CNN publicó, el 14/03/19 un video con la entrevista a un hombre que habría organizado el atentado contra el presidente e imágenes exclusivas de los preparativos del ataque, explosivos y las prácticas con drones en llanos colombianos.

“Ese fue el riesgo que tuvimos que asumir”, responde el hombre, que se mantiene en anonimato, ante la posibilidad de una masacre en el acto de conmemoración de la Guardia Nacional Bolivariana.

Están las pruebas y están los responsables de ese magnicidio frustrado, pero la verdad para quienes adversan a la revolución bolivariana es que eso fue un montaje y así queda registrado en su imaginario colectivo. Nada ni nadie, si quiera un canal de su preferencia y confianza, le hará modificar su relato.

¿QUIÉN FUE RESPONSABLE DEL INCENDIO DEL CONVOY CON LA AYUDA HUMANITARIA PARA VENEZUELA?

 El 23 de febrero los voceros del gobierno de Estados Unidos, los presidentes de los países del grupo de Lima y los principales dirigentes de la oposición venezolana, aseguraron ante el mundo que ese día cuatro camiones con ayuda humanitaria que habían llegado a Cúcuta, Colombia, desde Estados Unidos pasarían a territorio venezolano, con la convicción de que las fuerzas de seguridad del gobierno de Nicolás Maduro rompieran con él en vez de ser señaladas por no dejar pasar una ayuda tan necesitada. Los opositores argumentaron que entonces habría una cascada de deserciones militares que dejaría sin apoyo al gobierno.

gandola

Sin embargo, nada de ello ocurrió y se desataron las pasiones, las frustraciones y los arrebatos de ira, que condujeron a que se le prendiera fuego a un convoy que conducía  la “ayuda humanitaria”.

 De inmediato los principales medios de comunicación del mundo y las redes sociales, comenzaron a difundir la versión de que las fuerzas de seguridad, bajo órdenes del presidente Nicolás Maduro, eran los responsables de tal exabrupto, mientras “millones de venezolanos padecen enfermedades y hambruna”.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, escribió que el “tirano en Caracas bailó” mientras sus secuaces “quemaban comida y medicinas”. El Departamento de Estado estadounidense publicó un video en el que se afirmaba que Maduro ordenó la quema de los camiones. La oposición venezolana se refirió a las imágenes de la ayuda en llamas, reproducidas por medios y televisoras en toda América Latina, como evidencia de la crueldad de Maduro.

Sin embargo, el 10/03/19, los periodistas Nicholas Casey, Christopher Koettl y Deborah Acosta, informan a través del diario estadounidense The New York Times que grabaciones no publicadas, así como filmaciones que sí se difundieron —incluidas tomas compartidas por el gobierno colombiano, que ha culpado a Maduro del incendio—, permitieron hacer una reconstrucción de lo sucedido. Esta sugiere que un cóctel molotov lanzado por un manifestante en contra del gobierno es el causante más probable del incendio.

Pero aun así, persiste la acusación de que Maduro quemó medicinas.

“Maduro ha mentido sobre la crisis humanitaria en Venezuela; contrata a criminales para quemar comida y medicamentos destinados para el pueblo venezolano”, escribió John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, en un tuit publicado el 2 de marzo.

Otros funcionarios estadounidenses dijeron que: Relatos de testigos presenciales indican que el fuego empezó cuando las fuerzas de Maduro bloquearon con violencia la entrada de la asistencia humanitaria” y en todo caso, esos funcionarios hicieron notar que, sin importar las circunstancias, consideran responsable a Maduro porque bloqueó el paso de la ayuda humanitaria, castigando a los venezolanos necesitados.

Maduro es responsable, por crear las condiciones de violencia”, indicó Garrett Marquis, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. “Sus matones negaron la entrada de toneladas de alimentos y medicinas mientras miles de voluntarios valientes buscaban resguardar y entregar la ayuda a familias venezolanas”.

“Cada uno de los camiones incendiados por Maduro llevaba veinte toneladas de comida y medicinas”, escribió en Twitter el senador republicano por Florida Marco Rubio, al repetir una afirmación de una televisora colombiana que estaba en el puente. “Esto es un crimen y si la ley internacional significa algo entonces él debe pagar un alto precio por esto”.

Juan Guaidó, el líder de la oposición, mantiene que la ayuda tenía medicinas y que también fue quemada por Maduro.

Ni que lo diga el The New York Times o la misma Teresa de Calcuta, la verdad para el gobierno actual de EEUU y del sector de la oposición venezolana es que el responsable de ese incendio fue Nicolás Maduro.

INEFICIENCIA O CIBERATAQUE?

El 7/03/19 se produjo un apagón en toda Venezuela. La población, sin distingo de clase alguno, estuvo varios días en total oscuridad. Las comunicaciones se interrumpieron, al igual que el servicio de agua, transporte y otros.

El gobierno nacional afirmó que lo ocurrido en la Central Hidroeléctrica del Guri, donde se encuentra el cerebro informático, fue producto de un ataque cibernético y un saboteo por parte del gobierno actual de los Estados Unidos y sus aliados internos, incluyendo a los infiltrados que, según el presidente Maduro, aún se encuentran en la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC).

ataque

Sin embargo, desde el otro lado del país, desde el sector de la oposición, que no sólo hace referencia a sus dirigentes, sino a cualquiera de sus seguidores, se responsabilizó al gobierno de que el país se haya quedado sin servicio eléctrico, por la falta de mantenimiento de los equipos y la dejadez en la modernización de las plantas generadoras de electricidad

.Ciertamente desde hace un tiempo se viene alertando sobre la situación delicada que padece el sistema eléctrico nacional y los recurrentes apagones que se venía produciendo en la capital y en los estados del país, pero en este caso, que dejó a todo el país sin ese servicio, todo indica que la versión dado por el gobierno se corresponde con la realidad, si leemos entre líneas algunas opiniones de voceros que buscan la salida del presidente Nicolás Maduro.

.Por ejemplo, horas antes del apagón, el senador Marcos Rubio escribió en twitter -cuál adivinador-, que los “venezolanos vivirán la más severa escasez de alimentos y gasolina”, mientras que el secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo, escribió también en twitter, el 08/03/19, lo siguiente: “No hay comida. No hay medicinas. Ahora no hay electricidad. Lo próximo, no habrá Maduro” y recalcó: “Las políticas de Maduro no traen más que oscuridad”.

Por su parte, la revista estadounidense, Forbes, en su página web publicó, el 9/03/19, un artículo, rubricado por Kalev Leetaru, con más de 20 años de experiencia en el mundo de Internet, donde se sostiene que la causa del apagón en Venezuela tiene que ver con problemas de infraestructura del país, pero también que “es imposible descartar que Estados Unidos u otro país hayan realizado una intervención extranjera, ya sea deliberada o accidental”, lo que “demuestra el increíble poder del uso de ciberataques contra empresas de servicios públicos” y que “dichas interrupciones pueden hacer que una población se vuelva rápidamente en contra de su gobierno y, al mismo tiempo, hace que sea casi imposible probar definitivamente la intervención extranjera”.

También indicó Leetaru que “La mayoría de los países, incluidos los EE.UU., han expresado preocupaciones sobre sus redes de servicios públicos, cada vez más obsoletos y sobrecargados. Una planta de energía que falle debido a un equipo defectuoso o una línea de transmisión que falle por estar sobrecargada, es más probable que se les atribuya a mala administración que a un ciberataque desde otro país“.

Pero nada de eso modifica la “verdad” que, por razones emotivas y de convencimiento político, tiene el polo de venezolanos que adversan, antes a Hugo Chávez y ahora a Nicolás Maduro, y en ello no existe ni siquiera la posibilidad de dudas.

 

*Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular Jubilado, Ex Director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. Profesor Postgrado en la UCV,  la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela, en el Instituto de Altos Estudios “Pedro Gual” del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores.  Fue Decano de Postgrado de la Unerg. Y embajador en Polonia, Uruguay y Grecia.
Comentarios de Facebook