Naomi Klein: “Amor y fuerza a mis compañeros en Chile”


A través de sus redes sociales, la autora de La doctrina del shock envió un mensaje a Chile a propósito del estado de emergencia y la escalada de violencia en Santiago producto de las alzas en el costo de la vida.

Baltasar Daza

La periodista y escritora canadiense, crítica de la globalización empresarial y autora, entre otras publicaciones, de No logo y La doctrina del shock, envió un mensaje a Chile a propósito del estado de emergencia y la escalada de violencia en la capital Santiago producto de las alzas en el costo de la vida

Amor y fuerza a mi companer@s en Chile. : “state of emergency declared in Santiago as violence escalates” https://www.theguardian.com/world/2019/oct/19/chile-protests-state-of-emergency-declared-in-santiago-as-violence-escalates 

Chile protests: state of emergency declared in Santiago as violence escalates

President announces order in televised address after fare-dodging protest by students in capital widens

theguardian.com

Klein, haciendo eco de una noticia firmada por The Guardian, publicó su mensaje a través de Twitter.

Allí se lee: “Amor y fuerza a mis compañer@s en Chile #NoShock”.

Entre sus ideas, la influyente pensadora canadiense sostiene que con cada catástrofe se fortalecen las grandes empresas y se empobrece la democracia.

“Con cada terremoto, maremoto, megaincendio, guerra, ataque terrorista o golpe de Estado, se utiliza sistemáticamente la desorientación de los ciudadanos para imponer leyes que empeorarán sus derechos”, asegura.

Es lo que denominó La doctrina del shock en 2007, un libro indispensable que abarca 40 años de historia —desde Pinochet hasta la caída de la Unión Soviética, los primeros días de la invasión a Irak y el huracán Katrina.

Naomi Klein: “Soy una anticapitalista, este sistema está en guerra con nuestro ecosistema”

Periodista, escritora canadiense y sobre todo crítica de la globalización empresarial, la autora de No logo repasa las ideas tras algunos de sus más célebres libros y asegura, atribulada por el cambio climático, que “somos la última generación de la despreocupación, de poder imaginar que no hay límites a lo que podemos extraer”.

El libro la catapultó a la fama y hoy es un referente humanista y voz crítica al cambio climático, firma habitual en medios como The New York Times, The Guardian, Le Monde, The New Yorker o London Review of Books.

“Cuando se produce un shock es cuando aprovechan para introducir muchos cambios y esto es lo que se produjo tras la crisis financiera de 2008. Con Trump es el shock infinito, sin descanso, diseñado para distraer y poder aplicar cambios diarios. Su administración ha hecho un golpe de Estado corporativo. Era exactamente lo contrario de lo que dijo en su campaña, que era tan rico que no necesitaba el dinero de las corporaciones y que iba a hacer frente a Goldman Sacks y todos los lobbies. Prometió proteger el sistema de salud, traer de vuelta los trabajos sindicalizados y no hizo nada de eso. Este gobierno ha sido una mentira. Todas sus políticas han sido las de transferir dinero de la gente normal hacia los más ricos entre los más ricos a través de un sistema tributario. Nada de esto es sorprendente”, asegura.

En su opinión, lo perturbador es el rol de los medios, más entretenidos en sus tweets y sus “berrinches diarios” que interesados en investigar “todas sus traiciones económicas”.

Decir no no basta

El año 2017, Naomi Klein publicó su último libro en español, Decir no no basta, donde explica “la situación de supermarca en la que se ha convertido Trump hasta ocupar uno de los centros de poder más grandes del mundo, llenando su gobierno con negacionistas del cambio climático que nos sumen en esta situación de crisis permanente para ocultar los intereses de las multinacionales”.

Vivimos tiempos urgentes e inciertos, y para Klein el presidente de EE.UU. es arte distópico convertido en realidad.

Naomi Klein: “El gran triunfo del neoliberalismo ha sido convencernos de que no hay alternativa”

En Decir no no basta, la investigadora analiza los caminos que precipitaron la elección de Donald Trump y propone alternativas para resistir y crear el futuro donde queremos vivir.

“Hemos de entender a Trump como una advertencia para todas las sociedades, como una cultura que celebra la riqueza por encima de todas las cosas, abriendo el gobierno a las corporaciones, privatizando la esfera pública, expandiendo la impunidad para los ricos (…) Trump es un síntoma de la crisis pero no la crisis en sí”, dijo entrevistada por Culto en 2017.

Allí asegura que “el proyecto neoliberal tuvo éxito. Su gran triunfo ha sido convencernos de que sin ellos no hay alternativa”.

El gran chiste

No hay lugar por el que transite, en las tres comunas de Santiago que he cruzado, donde la fiesta, la protesta y el reclamo no estén encendidos. Pero sé lo que pasará en unos momentos. Lo adivino porque mi memoria es tozuda y hace de oráculo en este déja vù autoritario en el que circulamos. Nos culparán. Nos dirán otra vez que la responsabilidad es nuestra. Condenarán la violencia como si no fueran ellos con su brutalidad sistematizada los que la incitan.

Comentarios de Facebook