ESPECIAL |Puerto Rico continúa devastada a un año del huracán María


Caracas, 20 de septiembre de 2018.- Puerto Rico continúa devastada a un año del huracán María, pero el número de víctimas mortales sigue siendo el tema más polémico.

Los legisladores estadounidenses instan al presidente Donald Trump a reconocer que se trata de casi tres mil personas y no de decenas, informó la corresponsal de RT, Diana Deglauy.

El pasado 04 de octubre de 2017, el mandatario norteamericano aterrizó en San Juan para cumplir una agenda que duró cinco horas.

En su breve periplo, Trump llegó alrededor del mediodía a una base militar en la ciudad, donde se reunió con el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, para después realizar un sobrevuelo en helicóptero sobre las zonas más afectadas por el desastre.

Cortesía de Routers

La primera autoridad de EE.UU. expresó: “Cada muerte es un horror, pero si miramos una catástrofe real como Katrina y nos fijamos en los cientos y cientos de personas que murieron y lo que pasó aquí con una tormenta que fue totalmente imponente… ¿Cuántos muertos tienen ustedes?”, se preguntó, para contestarse: “Dieciséis contra miles”.

Video cuando Trump lanza papel higiénico a las personas afectadas en Puerto Rico

De acuerdo con la publicación del portal web El Espectador, el conteo oficial de fallecidos, según estudio de la Universidad George Washington, es de 2.975 personas, cifra negada por Trump.

La Escuela de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard eleva la cifra a más de cuatro mil muertos. “La negligencia gubernamental en la evaluación del impacto humano que tuvo el huracán es innegable, tanto en el ámbito estatal como federal”, detalla la fuente.

Seis meses después, el balance de la recuperación de la llamada isla del encanto resulta todo lo contrario para el pueblo boricua. Una pensionada de 70 años que hace apenas un mes sustituyó las velas por las luces, María Cuadrado, manifestó:  “Esto no es lo que era, nunca lo volverá a ser. No es que antes fuera perfecto, pero ahora es peor”.

La falta de electricidad fue el primer golpe, sobre todo en el interior, donde todavía existían municipios sin servicio eléctrico y con la incertidumbre de no saber cuándo regresará.

Igual ocurrió con el agua corriente, porque cerca del 10 por ciento de la población no pudo abrir el grifo con normalidad. Un ejemplo de ello es el barrio Maná, que esperó tener pronto un generador para sacar agua de un pozo que sirva a 130 familias.

Cortesía El País

De acuerdo con cifras oficiales, María provocó daños equivalentes a 90,000 millones de dólares y más de 10.000 desplazados internos. La mitad de la población recuperó el acceso al agua, pero solo el 5 por ciento tiene suministro eléctrico, reseñó el portal web Cibercuba. /JML /JB

 

Comentarios de Facebook