El jefe de la diplomacia norcoreana se reúne con el primer ministro sueco


El ministro norcoreano de Relaciones Exteriores, Ri Yong Ho, se reunió este viernes con miembros del gobierno de Suecia, país que representa los intereses estadounidenses en Corea del Norte, en un contexto de distensión entre los occidentales y Pyongyang.

El jefe de la diplomacia norcoreana llegó el jueves por la noche a Estocolmo, una semana después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, aceptara participar en una hipotética cumbre histórica con el dirigente de Corea del Norte, Kim Jong Un.

El político norcoreano viajó a Suecia acompañado del subdirector del departamento América del Norte de su ministerio, Choe Kang Il.

Tras una cena con su homóloga sueca, Margot Wallström, el jueves, Ri se entrevistó con el primer ministro, Stefan Löfven, este viernes por la mañana, y de nuevo con Wallström durante horas en una residencia del barrio de las embajadas en Estocolmo.

Tras ese encuentro, la ministra sueca celebró «la atmósfera constructiva» durante las conversaciones con Ri, declaró a la prensa.

«El diálogo es necesario (…) pero no somos tan ingenuos como para pensar que poder resolver todos los problemas del planeta. Serán las partes implicadas quienes deberán decidir el camino a seguir», había declarado Wallström poco antes al margen de una reunión en el Parlamento sueco.

Las autoridades suecas anunciaron que las conversaciones con los representantes norcoreanos, que debían terminar este viernes por la noche, continuarían el sábado.

Según el gobierno sueco, Ri y sus interlocutores tenían previsto hablar de la desnuclearización de la península coreana y de la posible cumbre entre Trump y Kim Jong Un.

La visita del ministro norcoreano busca también «contribuir a la aplicación efectiva de las resoluciones» votadas por el Consejo de Seguridad contra Pyongyang sobre su programa nuclear, pero también las que «subrayan la necesidad de intensificar los esfuerzos diplomáticos para encontrar una solución pacífica al conflicto», según Estocolmo.

La diplomacia sueca subrayó que no habrá rueda de prensa durante la visita, pero que se emitirá un comunicado tras las reuniones.

Un papel de mediador

Suecia, miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas elegido para el periodo 2017-2018, dirige esta mediación en calidad de «potencia protectora» de Estados Unidos, Canadá y Australia, cuyos intereses representa en Pyongyang.

Tras meses de tensiones y amenazas de guerra en torno al programa nuclear de Pyongyang, una cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un podría celebrarse antes de fin de mayo, anunció la semana pasada un alto responsable surcoreano.

Trump confirmó el proyecto de cumbre, pero Corea del Norte todavía no lo ha hecho, y muchos expertos se muestran prudentes respecto a las posibilidades de éxito de semejante encuentro entre líderes.

Ante esta perspectiva, Suecia «tiene un papel que desempeñar» si las dos partes lo desean, declaró el jueves el primer ministro Löfven.

El año pasado, Trump ya había agradecido al gobierno sueco sus esfuerzos para lograr la liberación del estudiante estadounidense Otto Warmbier, detenido en Pyongyang en 2016 y fallecido poco después de su excarcelación y su regreso a Estados Unidos.

 

Comentarios de Facebook